Historia

Jugadores Anónimos tuvo su origen en Estados Unidos, tras un encuentro casual de dos hombres durante enero de 1957.

Ambos tenían en común una historia dramática debido a su obsesión por el juego, razón por la cual, empezaron a reunirse en forma regular y ninguno de los dos volvió a apostar.

Para lograrlo usaron como guía otros principios espirituales que ya habían utilizado miles de personas que estaban en proceso de recuperación de otras adicciones compulsivas.

Ellos sintieron que para mantener su propia abstinencia era de vital importancia transmitir a otros jugadores compulsivos el mensaje de esperanza.

En Argentina funciona desde el 24 de octubre de 1985, desde entonces, Jugadores Anónimos ha crecido constantemente y están surgiendo nuevos grupos por todo el país, contando a la fecha con más de 70 grupos.